Oysho, un concepto simple presentado en un delicado formato

El estudio de diseño Solo, encargado de realizar la identidad para las nuevas colecciones de Oysho, fue fundado en octubre de 2011 en Barcelona con el objetivo de crear proyectos que siguieran como valores principales la honestidad y austeridad. Durante estos seis años han trabajado con la convicción de que un buen diseño está basado en realizar pocas cosas, pero siendo estas seleccionadas como las más esenciales. De esta forma, han desarrollado proyectos en el campo del diseño editorial, la identidad corporativa y el desarrollo web de grandes organizaciones de todo el mundo.  

Solo ha desarrollado la nueva identidad de la conocida marca de lencería Oysho

Oysho es una de las marcas que necesitan poca introducción. Para redefinir su colección de tres catálogos, cada uno sutilmente diferente pero con su propia personalidad única, realizaron un trabajo de investigación de texturas, colores y matices que culminó con una cuidadosa selección de distintos tipos de papel. 

La combinación de los tres colores escogidos para las distintas colecciones producen un efecto armónico y asegura que cada uno tenga su propia personalidad cuando se miran individualmente. 

La descripción artística de Oysho fue decisiva en la selección de estos esquemas de color, complementada por el uso de la disposición contemporánea y la tipografía de acuerdo con los propios códigos gráficos de Oysho. El resultado es una colección de piezas impresas donde la sensación, la fotografía y la disposición de los elementos crean un universo atractivo e íntimo.

Según Óscar Germade, uno de los diseñadores encargados de realizar el proyecto, “el brief artístico de Oysho fue decisivo en la selección de estos esquemas de color, complementados con el uso de diseño contemporáneo y la tipografía de acuerdo con los propios códigos gráficos de la marca”.

Si bien es cierto que en el terreno de la moda a veces es complicado encontrar factores diferenciadores -y más cuando todo está bañado por las tendencias-, de tanto en tanto encontramos productos con algp que llama nuestra atención, un código que hace que veamos el producto como algo distinto. Esa es la sensación que se buscaba a la hora de crear los nuevos catálogos de Oysho. 

En ocasiones descubrimos que un objeto tiene otra función. Y eso es lo que sucede con estos tres catálogos para Oysho. Casi sin darnos cuenta observamos que el proyecto pierde su aspecto puramente comercial para situarse más cerca del trabajo editorial. La dirección de arte de Solo da como resultado un ‘clásico contemporáneo’ que respira sobriedad y elegancia, al tiempo que nos transmite nitidez y naturalidad.

 

SPONSORS