Establo histórico las Azores transformado en la Pink house

Un antiguo establo de principios del siglo 20 se convirtió en una Pink House a través de una vibrante fachada de color rosa. Giacomo Mezzadri y Joana Oliveira de la firma italiana Mezzo Atelier transformaron estos antiguos establos después de que el cliente los contactara. Se les pidió dos hoteles dónde história y contemporaneidad coexisten en isla atlántica de São Miguel, en las Azores.

 

Su respuesta fue abrir aperturas en las paredes, pintar las fachadas a dos aguas en rosa para fundirse con los otros edificios tradicionales de la zona.

 

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

 

El objetivo principal del diseño era mantener el carácter original de la construcción, las líneas, y su atmósfera rural, mientras que adaptaban la estructura a una nueva tipologia de regulaciones.

 

El objetivo principal en la Pink House era mantener su carácter rural adaptándola a las regulaciones actuales.

 

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

 

Los dos hoteles están diseñados cómo espacios complementarios conectados. La primera planta se caracteriza por diferentes aberturas al exterior, y alcanza diferentes alturas. En el nivel medio, encontramos por su parte las suits privadas y un area de servicio que ofrece un espacio más intimo.

 

El último piso contiene los espacios sociales y se diseñó como una planta libre, para poder aprovechar la estructura del techo y su altura. Al mismo tiempo se encuentra una terraza en el tejado de la casa más pequeña, a la que se accede por una cocina de color ocre.

 

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

 

Los nuevos elementos son reinterpretaciones de la arquitectura de la zona de las azores, que era importante dignificar. Los tonos rosa y ocre gastados son la principal identidad de la zona en que se encuentra el edificio. El color ocre ha sido desde hace tiempo usado en carpinterías, y en la Pink House se encuentra en el interior de los dormitorios y la cocina, añadiendo una nueva relacion entre las vistas y el interior.

 

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

pink-house-casa-rosa-mezzo-atelier-more-with-less-magazine-arquitecture-

 

Fotografías de Fernando Guerra y Rui Soares

SPONSORS