Entrevista a Ivan Blasi, coordinador del Premio U.E. – Premio Mies

Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Ivan Blasi es, por segundo año, el coordinador del Premio E.U. – Premio Mies y, desde su implicación en el 2013, se han introducido grandes novedades en el galardón. La innovación con el uso de herramientas para difundir los proyectos alrededor del mundo, así como la inauguración de los Young Talent Architecture Awards son dos de las propuestas que amplían la visión sobre la actual arquitectura en Europa. Blasi ha formado parte en muchos proyectos de la Fundació Mies van der Rohe desde el año 2000. Como miembro de la Fundació, ha encabezado grandes iniciativas debido al 30 aniversario del Pabellón, como la creación de el Atlas que explica “toda la construcción que ha ido transformando el territorio europeo a nivel europeo e internacional” a través los finalistas del Premio Mies desde el 1988 hasta hoy, según explica.

El Premio E.U. – Premio Mies es el de más importancia en toda Europa ya que los proyectos galardonados marcan el camino que seguirá la edificación en este continente. Un comité, los directores de los museos de arquitectura más importantes de toda Europa y expertos internacionales de distintas disciplinas definen un grupo de 400 proyectos nominados que forman una muestra muy relevante. “El primer paso es buscar qué ha pasado en Europa en los últimos años de la forma más transparente y transversal posible”,  explica el coordinador. 

ivan-blasi-premio-mies-mies-award

Ivan Blasi, coordinador de los Premio U.E. – Premio Mies Van der Rohe.

 

¿Cómo se produce el proceso de selección de proyectos nominado y finalistas?

Hay una discusión sobre qué significa una obra remarcable de gran calidad, que incluya todos los aspectos: sociales, económicos, estéticos, constructivos y de investigación. Una vez, a los tres grupos de seleccionadores, se les pide que propongan un máximo cinco obras. Excepto las asociaciones de países que tienen una población muy grande como España que proponen hasta siete. Así, conseguimos un conjunto de proyectos que se consideran los más destacables en el panorama arquitectónico europeo.

Tienen que ser obras construidas en Europa o en países que tienen un acuerdo con la Unión Europea con arquitectos establecidos aquí. Una vez recibimos todo este material (en 2015 recibimos 420 proyectos), nos ponemos en contacto con los autores de estas obras pidiéndoles información, material y documentación que ellos crean necesaria para explicar el proyecto a los miembros del jurado.

En paralelo, se está invitando a siete personas que formarán parte del jurado para que las juzguen. Por lo tanto, se piden fotografías, videos y documentos gráficos, dibujos, planos y un panel. Toda esta información se sube a la base de datos para que el jurado la vea. En una segunda fase, se reúnen todo y discuten durante tres días sobre aquellas obras. El jurado cambia cada año. Además, por primera vez, se introdujo la figura del cliente en 2015. Esta persona está relacionada con la arquitectura porque ha apoyado una arquitectura de calidad o transformación urbanística en una ciudad; puede ser una entidad pública o privada.

Después de esto, el jurado hace una selección de obras durante estos tres días y lo reduce a cuarenta y se seleccionan cinco que son realmente viables de ir a visitar. De este modo, no tienen solamente material gráfico, sino que se encuentran con algunos arquitectos que han estado a pie de obra, los clientes, gente que tiene relación con aquella obra y que puede dar otra perspectiva. Al final hay que escoger una obra que es la que recibe el premio. De las cuarenta, se debate qué significa ser Arquitecto Emergente. No tiene que ver con la edad, tiene que ver con un equipo que no ha sido muy reconocido pero que el jurado considera que tiene mucho que decir y que es importante apoyarlo y dar conocimiento de lo que hacen.

simon-menges-philharmonic-premio-mies

La Filarmónica de Szczecin (Polonia), ganadora del Premio U.E. – Premio Mies de 2015. 

 

En 2015, fue el jefe de los supermercados austríacos MPreis, y este año.

En este caso, en vez de un cliente privado será una persona de la sociedad civil o representante público de una institución. Entendemos que es muy importante que el cliente tenga claro lo que necesita para que también forme parte del proceso de construcción del proyecto, para que haya un buen diálogo y se confíe en el técnico para que permita que la obra se construya.

 

Este mes salen los 400 finalistas en la próxima edición del Premio Mies que se premiará en mayo de 2017 ¿Qué espera de esta nueva edición?

No sé si en esta edición vamos a encontrarnos obras en las que los presupuestos hayan sido más ajustados (porque empezaran durante esta época más complicada) en las cuales la imaginación y la utilización de otros recursos haya permitido hacer obras de gran calidad. También, esperamos encontrar obras en las que no solamente el proyecto final no es lo importante, sino que el proceso es lo que cuenta y no se termina completamente sino que se va transformando. Puede ser que esto, a través de las nominaciones que hemos ido viendo, parece que es lo que va a aparecer más en esta edición.

También podemos ver el tema de la vivienda. Curiosamente en los últimos años, la vivienda colectiva pública y privada no estaba muy presente en el premio. Pero ahora estamos viendo que se está fomentando.

 

 ‘Esperamos obras en las que el proceso es los que cuenta y el proyecto no se termina y se va transformando’, afirma Blasi

 

casa-luz-premio-mies-award

Casa Luz, una vivienda creada por Arquitectura-G y ganadora del Premio Mies van der Rohe al Arquitecto Emergente en 2015. 

 

En una entrevista a Jotdown dijiste que habíais introducido “cambios desde 2015 en la manera de exponer o explicar lo que es un proyecto de arquitectura” ¿En qué consisten estos cambios?

Queríamos que la experiencia de la exposición te la llevases a casa, es decir, con la realidad aumentada y con tu teléfono delante de la obra podías ir a los vídeos y ver cómo en aquella foto estática la gente se movía y estaba utilizando el espacio. Después, quisimos transmitir sonidos para que hubiese conciencia de que si hay niños no es un lugar en silencio.

Por otra parte, decidimos pedir a los cinco finalistas que dieran partes de los edificios. Es decir, hay piezas de elementos constructivos y materiales de las obras finalistas. Por lo tanto, la gente puede tocar y entender el tamaño del ladrillo de un edificio. Por ejemplo, pueden ver cómo está conformada la fachada del ganador de Szczecin, aquellas lamas ¿de qué material son? lo tocas y ves que son de aluminio, detrás hay un vidrio y una serie de capas. Después, puedes ver que el techo está hecho con pan de oro.

Buscábamos el hecho de acercar al máximo la experiencia de la obra a una persona que no la ve in situ, sino en un espacio expositivo. Además, no siempre están en museos, esto también es importante. A veces se ha hecho en espacios deportivos donde hay un público muy generalista que se encuentra con la exposición, tiene cierta curiosidad y empieza a sugerir o formar cierto debate.

En Szczecin, montaron unas carpas delante de la filarmónica, cuando llega la autopista a la ciudad, un sitio de paso donde la gente veía el ganador y accedía allí fácilmente. Allí se generó un debate dado que el edificio había tenido unas visiones críticas negativas, pero, sobre todo, aún se habló más porque una serie de personas habías considerado que aquel era uno de los edificios más representativos. Aún hay que buscar qué es un museo de arquitectura. Sobretodo, hay que buscar cómo expresamos y cómo transmitimos una obra o una idea a través de una exposición.

 

Supongo que la exposición de los proyectos jugará un papel importante, ¿cómo presentan los finalistas su proyecto?

Es curioso porque en cada momento puede pasar cualquier cosa u otra. Es importante exponerlo y cuándo se expone. Este año vamos a hacer un cambio. En vez de hacerlo justo el día antes de decidir quién es el ganador y ya vista la obra (que es lo que hicimos la pasada edición), lo vamos a hacer antes de las visitas. El año pasado a algún miembro del jurado sí que le había hecho cambiar su opinión aunque es mucho más potente la visita.

Por tanto, primero se expondrá la idea y luego se visitará aquella idea construida, de este modo, estará mucho más vinculado y creo que lo entenderemos mucho más como una visión teórica acompañada de la plantación construida. Como sí solo, no creo que consiga un cambio muy potente en los miembros del jurado.

atlas-de-arquitectura-contemporanea-europea-more-with-less-magazine-arquitectura-revista-premio-mies-award

El ATLAS de Arquitectura Europea Contemporánea de la Fundació Mies van der Rohe aporta una visión global sobre el panorama arquitectónico Europeo.

 

Los Young Talent Architecture Awards son una extensión del clásico premio, pero las escuelas proponen a los estudiantes mediante una selección interna propia.  ¿Cómo nació esta iniciativa?

Surgió de una conversación con la Comisión Europea y la idea de que sería interesante que, además de tener el arquitecto emergente y el ganador, descubriéramos de dónde viene. Es decir, cómo se han ido formando y cuáles eran sus orígenes. Cuando descubrimos el proyecto de final de Gaudí, dices “¡empezaron por aquí!” ves los primeros y los últimos y encuentras una evolución o un seguimiento.

Por tanto, tenemos curiosidad por conocer cómo lo planes de estudio en toda Europa dan distintos resultados y difundirlo. Hay algunos premios que ya hacían esto como ArchiPrix. En nuestro caso, queremos que haya un debate en las escuelas entre estudiantes y profesores para que, realmente, se eligiera una forma democrática los proyectos más representativos de la escuela o con una cierta forma de entender lo que se da durante la carrera.

Por otra parte, queremos compararlo entre los distintos territorios y las distintas zonas de Europa. También conocer si había temas trasversales, si había interés en distintas escuelas de arquitectura, cosa que sí que hemos visto: problemas estructurales, de urbanismo, de refugiados, por ejemplo, este último interesaba de este a oeste. Por tanto, el YTAA surgió de esta curiosidad de ver de dónde podían provenir los arquitectos que puedan ser ganadores, también de conocer cómo están trabajando las escuelas y, por último, para crear una cierta competencia entre ellas, para que se conocieran entre ellas.

 

‘La apertura y libertad que hay en un proyecto de escuela se echa de menos cuando un arquitecto hace un proyecto’, explica Ivan Blasi

 

¿Cuántas escuelas participan en esta primera edición?

Hay 106 registradas y 86 participaron. Ahora con la previsión de dos años, pensaremos en que participen escuelas que han tenido una primera experiencia este año y otras que no han participado. Queremos organizarlo desde ya para que los estudiantes lo sepan. Sinceramente, si lo saben con tiempo pueden empezar a forzar a su profesor y a sus catedráticos para que el debate sea real.

mies-van-der-rohe-fundacio-more-with-less-design-revista-premio-mies-mies-award

Pabellón de Mies van der Rohe, emblema de la Fundació en Barcelona.

 

¿Son de envidiar? ¿Los estudios de arquitectura deben mirar a los estudiantes de cerca?

Sinceramente, la apertura y libertad que hay en un proyecto de escuela se echa de menos cuando un arquitecto hace proyecto porque hay muchos más factores: hay un cliente, un presupuesto, unos condicionantes que también te limitan que en lo proyectos finales no existen (dependiendo de la escuela). Sí que hay varios parecidos en temas de procesos o proyectos conceptuales que al final de realizan.

 

Los Premios determinan cuáles han sido los mejores proyectos de arquitectura europea ¿cree que tienen una influencia en la arquitectura del futuro?

Nunca se sabe y el jurado siempre se puede equivocar. Te das cuenta a posteriori. La idea es encontrar proyectos que tengan una importancia o un aspecto que en el momento (no para que caduquen al cabo de poco), en el futuro también tengan relevancia. Proyectos como el aeropuerto de Stansted de Foster, empezó una manera de entender qué era un aeropuerto: una estructura que permitía debajo la organización de un programa que podía variar en el tiempo. Un proyecto desconocido y casi nunca hablado de Zaha Hadid es la terminal de Estrasburgo, de tranvías, autobuses, también está el tren y un parking con la idea de que las ciudades se utilizara el transporte pública y la gente dejara el transporte privado fuera de la ciudad. Esto cada vez es más necesario.

Por tanto, los ganadores dan una cierta aproximación, pero, luego, lo interesante es analizar el grupo que lo acompañaba porque recibimos cosas muy distintas. Los medios nos dan maneras de entender la arquitectura más ligeras, por etapas e información acotada. Nos muestran el ganador de una obra que muchas veces destaca en la ciudad, desde un punto de vista estético, pero tienen mucho más.

 

Entrevista: Borja Alcarria

Traducción: Carmen Gomez

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.