Ca na María, luces y sombras

por | 13 julio 2016 | arquitectura

Ca-na-María-arquitectura-more-with-lessCa na María se sitúa en Ibiza, una idílica isla en el mediterráneo español. Laura Torres Roa y Alfonso Miguel Caballero diseñan un maravilloso recorrido por la naturaleza, la tradición, la luz y los colores ibicencos.

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca na María, un viaje por la isla

La casa se organiza en un aparentemente simple rectángulo blanco en plena naturaleza. Pero lejos de ser un gesto rápido, este volumen se deja llevar por la ternura arquitectónica, el arte y el sentimiento. El exterior aparece perforado por estos simpáticos huecos en la fachada que dibujan una poesía, un ritmo de luces y sombras que regulan la luz natural. Lejos de colocarse al azar, la dimensión y la posición de cada ventana responden a las necesidades de los ambientes interiores.

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Dividida en dos plantas, Ca na María resuelve un espacio polivalente en el sótano iluminado a través del patio, una planta baja con el programa funcional de dormitorios, servicios y sala de estar y, una habitación anexa para invitados. Cada espacio de la casa se desarrolla con un diálogo ingenioso y delicado.

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca na María esconde en cada rincón una vista hacia el paisaje, una mirada única, distendida y agradable. Y el espacio central, la sala de estar, gracias a las ventanas correderas permite disfrutar de un uso polivalente. Ya sea una noche cálida con un espacio abierto sin límites hacia la vegetación, o una noche de invierno con las ventanas cerradas y la chimenea en acción.

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Ca-na-María-arquitectura-more-with-less

Las pinceladas hacia la tradición vienen con los materiales. Los marcos de las ventanas son de madera, se ven y tienen un cuerpo sólido. Los suelos de cerámica con colores llamativos, vivos y alegres dibujan un viaje hacia el pasado. Estos materiales despiertan los mejores legados de la construcción ibicenca tradicional y hacen de Ca na María un ejemplo de inclinación por el entorno.

 

Fotografía por José Hevia

Otros artículos