Casa revestida con madera y vistas a un bosque noruego

Esta casa compacta revestida con madera y  con vistas a un lago al norte de Oslo, es obra del estudio Mork Ulnes Architects  y cuenta con cuatro volúmenes de techos inclinados que se cruzan e irradian hacia el paisaje para enmarcar distintas vistas y albergar un par de patios.

La casa está situada en la cima de una colina en el extremo norte de Nordmarka, una zona silvestre a una hora al norte de la capital noruega. Desde su posición elevada, la casa revestida de madera mira hacia el lago Mylla.

El punto de partida para el diseño de esta casa revestida de madera fue la idea de la tradición «hytte» noruega, un refugio pequeño y básico que contiene una serie de habitaciones compactas.

Típicamente estos edificios tienen baños al aire libre y no tienen agua corriente.

El diseño y la materialidad están informados por su contexto, con las alas desplazadas creando espacio para un par de patios protegidos que están orientados para atrapar el sol en diferentes momentos del día.

El exterior está completamente envuelto en pino sin tratar que se resistirá y se volverá gris con el tiempo.

La casa es entonces una respuesta muy directa a su contexto, mientras que al mismo tiempo genera una experiencia única.

En lugar de abrirse hacia una vista única del entorno, cada uno de los cuatro volúmenes contiene diferentes zonas funcionales con una vista específica del lago, la ladera, el bosque o el cielo.

El plano interior se mantiene lo más abierto posible, con los altos techos abovedados que forman un dosel sobre tres núcleos funcionales principales que delinean los espacios y contienen las comodidades necesarias.

El primer núcleo contiene la cocina, el armario y el baño, el segundo aloja otro cuarto de baño y un lugar de almacenamiento, mientras que el tercero oculta el almacenamiento adicional y el equipo mecánico.

Estas estructuras también ayudan a separar los dos dormitorios y la habitación con literas para niños de la sala de estar principal, que se extiende desde el centro de la casa hasta la cuarta ala.

Las superficies internas están revestidas predominantemente en madera contrachapada de pino, que se trata con lejía y aceite blanco para crear un aspecto cálido y brillante en toda la casa.

El mismo material se utiliza para muebles hechos a medida, como marcos de camas, literas, bancos, estantes y la mesa del comedor.

 

Fotografía: Bruce Damonte.

SPONSORS