Chäserrugg Restaurant, elige una silla y disfruta de la vista de los Alpes

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-revista-magazine-15

A Herzog & de Meuron les gusta la madera y la repetición. Y lo hacen bastante bien cuando la usan. Existen buenos ejemplos que pueden mostrar su maestría en el diseño de espacios simples y funcionales solamente con lo esencial. Chäserrugg Restaurant es otro ejemplo magnífico, un refugio alpino de madera con poco más que mil sillas donde sentarse y disfrutar de la fantástica vista panorámica de los Alpes a 2.260m de altitud.

La elección de una silla en Chäserrugg Restaurant puede ser difícil, ya que las otras 999 también tienen una vista impresionante

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-revista-magazine-more-with-less-view-9

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-revista-magazine-more-with-less-14Chäserrugg Restaurant se sitúa en Unterwasser, sobre la base de una antigua estructura de hormigón de los años 70, que perteneció a la antigua estación de teleférico del pico Chäserrugg. El restaurante, situado en un volumen perpendicular que se beneficia de las vistas, se conecta con la estación actual mediante un área cubierta, que se utiliza como entrada principal. Sobre esta estructura se ha diseñado una nueva fachada, realizada en madera sólida de abeto prefabricada por artesanos del valle, ya que era muy importante recordar las tradiciones locales. Así mismo, la explotación racional de los recursos disponibles era también importante, por lo que todos los materiales, a excepción de la grúa que fue trasladada en helicóptero, fueron transportadas con los viajes regulares del teleférico.

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-revista-magazine-more-with-less-14

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-1

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-2

Un espacio largo y flexible con techo bajo sobre columnas se distribuye en paralelo a la terraza cubierta, realmente el elemento más importante, con impresionantes vistas del paisaje de los alrededores. Mesas y bancos se disponen en un lateral, con una ventana para cada uno, de manera que cada lugar dispone de su propia vista enmarcada del las montañas. Dada la importancia de las sillas en el diseño, tras conversaciones con la propiedad y Christine Binswanger, socia senior del estudio Herzog & de Meuron, se eligió Chair B, diseñada por Konstantin Grcicy y producida por BD Barcelona Design.

chaserrugg-revista-magazine-more-with-less-restaurant-herzog-de-meuron-5

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-4

Chair B, Premio DELTA de plata en 2011, es una pieza de madera con pequeñas partes de aluminio en su estructura. Con patas en forma de X y asiento abatible, el ingenioso detalle oculto bajo el asiento permite que sean apiladas en horizontal, lo que ayuda a ahorrar espacio. A pesar de ser fabricada en una amplia gama de colores, el modelo elegido fue un acabado simple de madera, para combinar en armonía con el espacio y convertir Chäserrugg Restaurant en el lugar perfecto donde disfrutar de una comida con vistas a los Alpes.

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-revista-magazine-more-with-less-architecture-arquitectura8

chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-revista-magazine-more-with-less-diseno-design-minimalist11

revista-magazine-more-with-less-chaserrugg-restaurant-herzog-de-meuron-6

Fotografía por Katalin Deér

SPONSORS