Honesta y sostenible, la tienda de Malababa

La marca de accesorios española Malababa, ha abierto una nueva tienda en la calle Serrano 8 (Madrid). Su diseño y estructura simbolizan y representan las características principales de la firma: sincera, irreverente, con color y simpleza.

Se levantó gracias a las ideas del estudio Ciszak Dalmas, en colaboración con Matteo Ferrari, con la voluntad de reproducir la identidad de la firma que representa “pasión, consistencia, honestidad y sostenibilidad”.

 

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

Malababa quiere volver a sus inicios, donde la idea de la belleza natural se estableció como algo único, auténtico y atractivo.

Los fundadores de Malababa, Ana Carrasco y Jaime Lara, trabajaron codo a codo con los diseñadores de Ciszak Dalmas y Matteo Ferrari. Una colaboración totalmente creativa que involucró a todos los miembros de sus respectivos equipos.

 

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

 

El estudio quiso alcanzar ese balance entre el arte, la artesanía y la arquitectura, explorando las texturas y el carácter rústico que al mismo tiempo son contemporáneos.

“Muros, suelos, y elementos decorativos han sido elaborados localmente y a mano con materiales de kilómetro 0, y algunos de ellos hasta han ido más allá para convertirse en elementos del aparador, mostradores, y estanterías”, explicó el estudio.

 

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

 

Un ejemplo de este mantra son los acabados imperfectos y los tonos naturales de la estética de la tienda. Las paredes están hechas de una mezcla de barro de Galicia, polvo de mármol blanco de Almería y espesantes alimenticios ecológicos, totalmente naturales y no tóxicos.

Esta mezcla regula la humedad y la temperatura del ambiente, y mantiene el espacio libre de bacterias y microorganismos dañinos, así como ayuda a ahorrar energía a lo largo del año.

 

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

 

Las piezas de mobiliario se diseñaron para adaptarse a los cambios y durar. Los diferentes módulos se construyeron con piedra caliza de Sevilla, latón envejecido y cristales de ágata.

 

Al final, los diferentes elementos del interior han sido delicadamente escogidos para conseguir un espacio compacto y sensible. La estructura de la celosía, el eco-cimiento, la cortina de cuero curtida,… y las piedras de ágata integradas en uno de los muros, como si siempre hubieran estado allí.

 

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

malababa-ciszak-dalmas-more-with-less-magazine-arquitecture-

 

Fotografías de Asier Rua

SPONSORS