OPINIÓN. “La gran oportunidad del diseño sostenible” por Oriol Guimera

artemide_zero_opinion-more-with-less-design-diseño-sostenible

Sistema de iluminación interactivo y sostenible para espacios gastronòmicos u hoteles de Artemide.Foto Cortesía de IED Barcelona Escuela Superior de Diseño.

Frecuentemente hablamos de sostenibilidad, pero ¿cómo podemos definirla? ¿Sostener qué exactamente? La sostenibilidad es un conjunto de procesos con los que garantizamos la calidad de vida de las personas, como mínimo a nivel actual y para las próximas generaciones. Mantener un sistema sostenible no es posible con un modelo de producción lineal, la sociedad de consumo y la gran cantidad de generación de residuos que se generan anualmente.

Si se pretende solucionar sin una reflexión en profundidad de manera no planificada y sistémica, generalmente impacta en los costes y en la calidad y apariencia del propio producto diseñado. Sin embargo, si miramos la totalidad y con una perspectiva circular, la sostenibilidad –o aún mejor el diseño para la abundancia, como lo nombra William McDonough- se convierte en una oportunidad.

Entender la sostenibilidad como una oportunidad es esencial para las escuelas de diseño de España y estos deben aplicarla a todos los niveles: desde eliminar la entrada en el círculo materiales tóxicos y peligrosos, a estrategias de generación de negocio, ahorro de costes o fidelización y mayor satisfacción de clientes.

En el diseño de producto son clave los materiales y es importante darlos a conocer: la proximidad, el mínimo impacto en su traslado, reciclados, reciclables o biodegradables. Es imprescindible que se puedan separar entre sí: el diseño para el desensamblaje. En un segundo nivel hablamos de acabados, que deben ser los mínimos y preferiblemente mecánicos, evitando añadir químicos (que al final no dejan de ser otro material encima del primero y difícilmente separables). Usaremos el mínimo material posible. Preferiblemente escogeremos sistemas de producción de proximidad con tecnologías disponibles localmente.

La visión de IED Barcelona sobre la formación tiene peculiaridades derivadas de su origen muy vinculada a la sociedad y el mercado. Para nosotros es primordial la apertura de la escuela al exterior, a través de experiencias pedagógicas y colaboraciones con empresas. Los proyectos finales siempre son en colaboración con una marca de prestigio, con la cual compartamos valores, pero que nos permitan, a la vez experimentar. Ejemplos pueden ser las colaboraciones con Santa&Cole, Artemide, el Comú de Canillo (Andorra) o la fundación de Roca, We Are Water. Todos ellos son muy distintos entre sí, pero, a su vez, con posibilidad de ser enfocado desde una visión cercana al producto o al servicio.

Tenemos una visión humanista del diseño y muestra de ello son las aportaciones de Oscar Guayabero con la asignatura Diseño para vivir -homónima a la exposición y las jornadas anuales- y Las colaboraciones de Curro Claret -habitual colaborador con fundaciones y ONGs-. Además, el IED ha sido la primera escuela de diseño en realizar un proyecto con Médicos sin Fronteras, premio Nobel de la paz.

“Es tarea de las instituciones académicas actuales aportar una visión crítica y analítica para crear un impacto positivo a nuestro entorno: romper con esta visión lineal y aportar una perspectiva multifocal”

Es tarea de las instituciones académicas actuales aportar una visión crítica y analítica a este fenómeno para crear un impacto positivo a nuestro entorno. Debemos romper con esta visión lineal y aportar una perspectiva multifocal: partir de aquello concreto, el ecodiseño y el diseño circular (rechazando el concepto de residuo) aplicado al producto; a la totalidad del sistema económico (economía circular) que implica mucho más que un producto, la gestión e incluso también el sistema de transporte que se utilice.

Los programas son constantemente revisados y actualizados debido a cambios sociales o mejoras tecnológicas con la clara intención de adecuarlos al futuro profesional. Este cambio se debe a la aceleración tecnológica que estamos viviendo, que permite reformular la gestión y la producción del diseño como la impresión 3D, un recurso excelente de cara a implementar sostenibilidad y evitar impacto en packaging o transporte que no existía hace poco.

Es importante que el diseño esté al servicio de las personas y que responda a las necesidades actuales de la sociedad. Una sociedad, cada vez, más global.

Oriol Guimera

Director de Desarrollo del Área de Design del IED Barcelona Escuela Superior de Diseño

SPONSORS