La rehabilitación de una masía por Arquitectura-G

corca-final-002La rehabilitación de esta masía, diseñada por Arquitectura-G, es una mezcla entre el antes y el ahora, donde el pasado convive con el presente y la arquitectura tradicional con las últimas tendencias en el diseño minimalista. Se trata, pues, de un proyecto completamente integrado en el paisaje rural con un interior contemporáneo.

La masía, de 900 metros cuadrados, está situada a las afueras de una localidad de la comarca de l’Empordà (Girona) en una zona con una privilegiada y única riqueza paisajística.

corca-final-016corca-final-018Los primeros pasos en el proceso de rehabilitación tuvieron como limitación las diferentes pendientes del terreno. Además, las diferentes ampliaciones y modificaciones sufridas a lo largo del tiempo dieron lugar a una distribución irregular y desordenada de las estancias a través de todas las plantas de la masía. Los espacios de uso agrícola se mezclaban con los domésticos, y el corazón de la casa era el espacio más marginal y oscuro de todo el conjunto.corca-final-032
corca-final-031
corca-final-030Arquitectura-G comenzó su intervención aprovechando un patio existente en la planta baja. Además, abrieron un patio de generosas dimensiones  en la segunda planta. De esta manera, el espacio central de la casa, donde se dispone la piscina, queda al descubierto, convirtiéndose en el punto central de circulación de la masía.

Arquitectura-G rehabilita una masía tradicional en l’Empordà, Catalonia corca-final-058

Las particiones interiores, que restaban valor arquitectónico y funcionalidad al proyecto, fueron eliminadas respetando en todo momento la estructura de los muros originales. De esta manera todas las estancias se conectan entre sí y se consigue una relación con el exterior a través de patios y ventanas. El paisaje ampurdanés asoma por las ventanas mientras que en el interior se abre un laberinto de diferentes estancias y patios de luz tamizada. El carácter laberintico de la casa potencia nuevas circulaciones que paradójicamente facilitan el uso de la vivienda, según el estudio, convirtiéndo la masía en un auténtico refugio.corca-final-068El blanco es el color dominante en la masía, el cual deja que el protagonismo del proyecto lo adquiera la baldosa vidriada de color marrón, típica de la zona y material principal del proyecto, dispuesta en los pavimentos y superficies verticales. En los suelos también se ha conservado la antigua rasilla de color rojo, donde queda manifestado el paso del tiempo, para que contraste con el pulcro reflejo de la nueva cerámica. corca-final-061

Tanto la nueva estructura metálica como las puertas y ventanas se han pintado de color burdeos para diferenciarlas de las intervenciones preexistentes. 

corca-final-007El resultado es una masía de infinidad de salones, comedores y habitaciones donde la familia puede habitar sin sentir la necesidad de abandonar el interior. Cada habitáculo es ahora una pieza autónoma y tiene su propio mobiliario construido en obra y revestido de la misma pieza cerámica.

 

Photography by José Hevia

 

 

 

 

SPONSORS