Vino y pintura, rehabilitando a Gómez del Collado

Vino y pintura, obra del estudio Baragaño Architects, trata sobre la rehabilitación para un estudio de pintura dentro de la nueva vivienda que compartirá con su pareja, situado en Cangas de Narcea, España.El proyecto se sitúa en un antiguo espacio industrial vinculado al vino, dentro de un edificio del Movimiento Moderno, realizado por el arquitecto José Gómez del Collado en 1958.

Vino y pintura se fusionan dentro de un espacio fluido y dinámico buscando la conservación de la esencia industrial del lugar que posee desde su creación y la adaptación a los nuevos propósitos y necesidades que puedan surgir en el futuro en dicho espacio.

La planta de la vivienda del vino y pintura es fácilmente comparable con la corriente de arte contemporáneo Land Art, en concreto con la obra de Michael Heizer – Rift, 1968, en la que un elemento quebrado organiza y dispone el espacio. 

Estos elementos llamados comúnmente módulos, contienen el equipamiento y los baños de la vivienda, por tanto son módulos equipados que se integran en el centro de la misma.Con ello se consiguen espacios fluidos y abiertos que pueden compartimentarse puntualmente haciendo así que la vivienda sea muy dinámica. La viga de hormigón existente, recorre la vivienda y se potencia en el contacto con ambos módulos, dialogando con la viga arbórea que sujeta la fachada.

La simpleza y calidad de los detalles, hacen que el proyecto goce de una simpleza y armonía que se rompe con los encuentros de paredes, la generación de vistas transversales y cambios de pavimento.………………………………………………………

¡ Un estudio de verdad ! dijo al entrar

 

Nos sentamos, charlamos y bebimos vino. Nos contó que su padre había sido restaurador y que había aprendido con él la técnica de la pintura.

 

– Se parece tanto al vino que tomamos en la Bretaña, no es verdad Len ?

 

– Una vez al año, somos libres, hacemos las maletas y nos olvidamos de todo. Una caja de pinturas y un caballete en el maletero del coche para mi y un bañador para Vee. Nos paramos donde queremos y nos quedamos todo el tiempo que queremos. yo pinto y Vee toma el sol. Una bohéme de lujo. ¡ Qué días !

 

– ¿ Podríamos ver sus cuadros ?

 

– Debe ser usted un hombre feliz.

 

– ¿ Por qué lo dice ?

 

– Porque puede trabajar aquí todo el tiempo / Hancock dejó correr la vista alrededor del estudio / Siempre se lo digo a Vee: los artistas son los hombres más felices del mundo.

 

John Berger _ Un Pintor de hoy en día

(Texto cedido por el estudio)

Fotografía: Mariela Apollonio

SPONSORS